UA-53020717-1
"Yunus enseño al mundo que los pobres eran financiables, nosotros que son autofinanciables"

6 nov. 2014

La otra microfinanza y las CAF



¿Qué son las CAF?. 
Las CAF (Comunidades autofinanciadas) son la versión española de la otra Microfinanza, que a través de las Bankomunales ha impulsado el Venezolano Salomón Raydán su creador y que hoy tiene aceptación mundial.
Los Bankomunales nacieron en Venezuela en la isla de Margarita en el año 1998, a España llega esta iniciativa el año 2004, de la mano de Claude Rodriquez-Ferrera miembro de Ashoka como Salomón.
En España esta iniciativa recibe el nombre de CAF, que son grupos de cuarenta personas aproximadamente que aportan sus ahorros a un fondo común que administran los mismos miembros de las CAF y conceden financiamiento a los mismos miembros con normas señaladas en los estatutos.

¿Cómo funciona la CAF?
Los socios fundadores compren “acciones”. Pero no se trata de acciones como tal, ya que en las asambleas del grupo, el principio es un miembro de la comunidad representa un voto y estas acciones solo  representan el porcentaje de capital de CAF que posee cada uno y que no podrá superar el 50%.
La CAF se da una organización donde se escogen tres miembros para los siguientes cargos: Presidente, el contador y el tesorero los cuales son rotativos, y a través de reuniones, los miembros puede comprara acciones (invertir), hacer seguimiento de los préstamos (abonos, control de la mora, etc), se plantean y deciden si se aprueban nuevos créditos, o si se incorporan nuevos socios. No hay obligación de efectuar un ahorro periódico. Este aporte inicial (la inversión en “acciones”) es custodiado por los miembros o pueden ser depositados en un banco comercial. Si algún miembro abandona la CAF, se le reintegra su dinero, al menos que este avalando una operación crediticia en curso en cuyo caso tendrá que esperar al buen fin de la misma
¿Cómo se pide prestado en la CAF?
Cuando se constituye la CAF habrá que establecer, entre otras, las siguientes reglas:
  • Relación entre capital aportado y préstamo máximo a solicitar. Generalmente se fija una proporción 1:4
  • Plazo máximo de los préstamos a solicitar.
  • Condiciones financieras de dichos préstamos.
  • Multas por demoras en la cancelación de los préstamos
En ocasiones, y para determinados importes, es posible establecer garantías adicionales a las del propio capital aportado. Por ejemplo, el aval de más socios de la CAF, que se obligan conjuntamente con él solicitante, y que respaldan su solicitud con sus acciones.
Tal y como se indicaba al hablar de las asambleas, existen penalizaciones por mora, y para los reincidentes, exclusión de las facilidades crediticias.
¿Te gusto esta entrada?. Compartela. Comentala

No hay comentarios: