UA-53020717-1
"Yunus enseño al mundo que los pobres eran financiables, nosotros que son autofinanciables"

13 may. 2015

Salomón Raydan reinventó el "san" y lo volvió un banco comunitario


Tomado de El Cambur
Autor: Jeanfreddy Gutiérrez  - 12 mayo, 2015

Héroes de carne y hueso
Salomón Raydán va más allá de donde llegó Mohammed Yunus. Su propuesta de “La Otra Microfinanza” (Libro, PDF) asegura que a diferencia del Nobel de la Paz 2006, no cree solamente que los pobres sean financiables sino que además que son autofinanciables. Entendió que el problema de la pobreza estructural es que los ingresos son irregulares, por lo que hay un doble problema: ahorrar y acceder a financiamiento. Por eso creó los “Bankomunales con k”, una metodología que desarrolló con Fundefir (Fundación para el Financiamiento Rural), en la que con capitales propios de la comunidad se cubren las necesidades de ahorro y préstamos de forma sencilla, sustentable y educativa.

Su organización brinda un mecanismo para que los vecinos aprendan de finanzas y cuyo modelo replicable que inició en Nueva Esparta, ha llegado a países como Senegal, España, Bolivia o Haití, mientras se avanza con Fe y Alegría y la Unión Europea para agrandarlo en el país, donde ya hay más de 200 Bankomunales en 11 estados. Además, le ha valido premios y reconocimientos nacionales e internacionales durante los últimos 10 años, como emprendedor social y para llevar su iniciativa al mundo entero. “40 años más tarde del Banco de los Pobres, el 80% de las transacciones se hacen informalmente”, replica sobre la idea del banquero hindú.
“Eso viene del gobierno”
Durante la década de los noventa, de regreso a Venezuela, fungió como asesor financiero del Fondo de Crédito Agrícola. Allí notó que cuando el dinero viene de fuentes foráneas -especialmente del Estado-, no hay incentivo para pagar. En culturas rentísticas como la nuestra, encontró que algunos créditos agrícolas terminaban en la compra de mercancía para la reventa, porque generaban más ganancias con menos esfuerzos.
Una vez, usando un método mixto de ahorros de pescadores y dinero público, éste último se retrasó en llegar. Entonces Raydán decidió brindar préstamos con los fondos ya captados, cubriendo la demanda y obteniendo ganancias, así como contraloría social, pues la comunidad no quería perder su propio dinero. Cuando llegaron los fondos estatales, la situación cambió. Llegaron las excusas y los pleitos.
Junto a su equipo conoció también experiencias como el Grupo Finca en Costa Rica, en la que se entregaban microcréditos, pero las ONGs que hacían de intermediarios no se interesaban en cobrar porque se sostenían con fondos internacionales. El dinero ajeno era el problema.
Del “san” al bankero
Salomón encontró que la diferencia está en la autogestión y la autoregulación que ya existen en los mecanismos informales de ahorro y préstamos populares como el san, el susu o el bolso, más el agregado de libertad individual de una metodología -y no una institución- que hace que cada socio sea igualmente inversionista y prestatario.
Con la compra de acciones, a su propio tiempo y cantidad, un vecino se convierte en socio del Bankomunal, accede a la posibilidad de crédito y de obtener las ganancias que se logren por los préstamos cobrados.
Mediante la educación financiera, se presta a tasas que los mismos vecinos colocan para que sean más atractivas que guardarlas bajo el colchón pero no tan altas como para cuando al socio le toque pedir prestado. Un proceso que incluye operaciones en reuniones públicas, funciones rotativas y voluntarias, y atención donde los microcréditos bancarios aún no han podido llegar porque reduce costos, tiempos y procesos, pero le suma la contraloría social: poco dinero en muchas manos y ojos.
Filosofía del logro
Salomón se graduó de Filósofo en la Universidad Católica Andrés Bello, y luego hizo un master en Estudios Latinoamericanos y Sociología Política en la Escuela de Economía de Londres, pero sabe de pobreza y esfuerzo. Su papá se involucró en ONGs de derechos indígenas en Anzoátegui, y él mismo trabajó en promover la educación bilingüe. Su madre fue ama de casa y microempresaria que ayudó a levantar la familia. Puedes seguir el twitter de @fundefir
 

¿Te gustó esta entrada?. Compártela - Coméntala

No hay comentarios: