UA-53020717-1
"Yunus enseño al mundo que los pobres eran financiables, nosotros que son autofinanciables"

29 jun. 2014

El financiamiento del futuro



Por: Salomón Raydan

Este Manifiesto es parte de un texto que escribí para los miembros de la red de personas que han replicado del modelo de Bankomunales en el mundo. La idea es explicar cómo lentamente va surgiendo un movimiento que hemos llamado de “autofinanciamiento” y que sin duda en los próximos años, irrumpirá con mucha fuerza como uno de los modelos financieros del futuro. Nosotros con los Bankomunales hemos sido precursores de este movimiento, que aunque a algunos hoy les pueda parecer insignificante, no tengo dudas que será una práctica masiva en un futuro muy próximo. Esta seguridad no la muestro por brujo o profeta, sino por entender el enorme deterioro del sistema financiero y la incapacidad real se sostenerlo en el largo plazo. Esto hace que ya comiencen a coincidir intereses de sectores muy diversos, entre ellos los de la misma banca tradicional, que requiere encontrar nuevos caminos.

Manifiesto do it yourself banking
Un cadáver recorre la vieja Europa! Así comienza Marx su manifiesto comunista, para referirse, según él, a la inevitable imposición del comunismo como sistema mundial. Su visión fue rápidamente sepultada por un capitalismo renovado, que como el ave fénix, levantó de sus cenizas. El comunismo no pasó de ser un sistema aberrante y totalitario que negó individuo frente a Estado.
Pero no hay dudas que el capitalismo está en crisis, ahora bien, este es un guerrero experimentado, que ha sabido transformarse muchas veces y está lejos de despedirse para siempre. Su modelo de propiedad privada con incentivos a inventar, crear y prosperar, siguen muy ligados a la naturaleza humana.
Su enfermedad la agrava un planeta que amenaza entrar en paro y el nacimiento de una tecnología que convierte de repente a la gente en subversiva.
Dentro de sus necesidades más apremiantes está el trasplante de uno de sus sistemas más vitales: El financiero.
Las debilidades de este sistema llevan muchos años. Ya no se trata de algo circunstancial, sino de un mal complejo que está costando demasiado dinero a la sociedad, hasta el punto de que para algunos es insostenible. Ya muchos líderes del propio sector hablan de la necesidad urgente de innovar con el fin de lograr alternativas que generen eficiencia y transparencia.
Lo que hay de especial ahora es que, por un lado los ciudadanos de la calle e inclusive los propios gobiernos, están cansado de las interminables crisis del sistema financiero con sus nefastas consecuencias. Por el otro, por el surgimiento de metodologías y herramientas que permiten probar alternativas innovadoras.
Ante este escenario se abren enormes posibilidades para las nuevas ideas. Hay sectores, especialmente los más juveniles, progresistas y tecnológicos, que están pujando por un cambio. Una nueva manera de hacer banca se vislumbra. Una que agregue los valores que clama el naciente siglo: Justicia, solidaridad, equidad, transparencia. También exigirá seguridad, eficiencia y sostenibilidad.
La micro finanza que parecía ser llamada a ayudar en este sentido, desafortunadamente ha tomado caminos que ya no permiten diferenciarla de la banca tradicional y hasta sus propios creadores la critican fuertemente.
Nuestro muy tímido modelo de Bankomunales, se une a muchos otros que apuntan hacia una nueva vía, que no busca destruir, sino complementar los esfuerzos de la sociedad por brindar servicios financieros de calidad a todos. Nos hemos unido en torno a un naciente movimiento: “El autofinanciamiento”, basado en formación de grupos auto-gestionados, que se juntan para brindarse servicios de ahorro y crédito entre sí, en plazos y montos limitados, permitiendo que la banca se pueda centrar en sectores donde es verdaderamente eficiente y supervisable.
Hasta ahora nos hemos limitado a los sectores mas excluidos. Hemos trabajado con los marginados, los campesinos, los emigrantes, los olvidados. Hemos revisados sus prácticas y de ellas hemos tomado los ejemplos. Pero llegó el tiempo de tocar otros sectores, pues la necesidad de reforma está en todos lados.
No será una tarea pequeña. Por el contrario, será enorme y retadora. Los muy inteligentes verán las oportunidades, pero los más obtusos levantarán las amenazas. Habrá tires y encojes, pero al final los cambios llegarán.

No hay comentarios: